La ducha corta no basta

¿Acaso alguna persona en su sano juicio creería que sólo haciendo compost habría acabado con la esclavitud o lograría la jornada de ocho horas de trabajo?

¿Se creería que cortar leña y acarrear agua habría sacado a los presos de las cárceles zaristas, o que bailar desnudo alrededor del fuego ayudaría a elaborar la ley de derecho al voto de 1957 o la ley de derechos civiles de 1964? Entonces, ¿por qué ahora, con el mundo entero en juego, hay tanta gente que se retrotrae a las “soluciones personales”? Seguir leyendo La ducha corta no basta