Belloto del Norte: consejos para cultivarlo

El belloto del norte (beilschmiedia miersii) es un árbol nativo, siempreverde, endémico de las quebradas húmedas de la Cordillera de la Costa, entre Petorca y Melipilla. Su estado de conservación es “vulnerable”. A continuación entregamos una breve descripción y consejos para su cultivo.

El belloto puede alcanzar entre 5 a 10 metros de altura. Su tronco es muy recto y la corteza es café-grisácea. El fruto -la bellota-, puede medir hasta 3,5 cms y cuando están recién caída tiene un color rojizo, para luego al tornarse café, termina semejando un cuesco de palta.

El ojo no acostumbrado, suele confundir el belloto del norte con el peumo. Pero como dato, podemos decir que las hojas del belloto son más anchas y los brotes tiernos son de color verde claro (los brotes del peumo son de color rojizo).

En Santiago, podemos observar algunos bellotos de gran tamaño en los siguientes puntos: en la entrada del Parque Metropolitano por Pío Nono (al costado poniente del edificio del funicular), en el Parque Providencia entre metro Baquedano y Salvador y en el cerro Santa Lucía, sector sur que enfrenta a la Alameda.

Instrucciones para sembrar las bellotas

La siembra se debe realizar en otoño (marzo-abril), inmediatamente después de cosechadas las semillas, pues éstas, luego de caer del árbol, pierden rápidamente la energía para germinar.

Se deben colocar las semillas sobre una mezcla de  tierra de hoja y un poco de arena. Hay que evitar enterrar la semilla: se debe dejar muy superficial en la tierra, en lugar sombreado.

Mantén la semillas y la tierra húmedas y cuando los arbolitos tengan aproximadamente un año, cambialos a un recipiente individual más grande, para que puedan continuar su crecimiento.

A la izquierda: belloto de seis años, recién plantado en Portugal con Av. Matta.

NOTA

El joven belloto de la fotografía, plantado en 2012, no logró resistir los rigurosos calores de los veranos subsiguientes, y finalmente después de secarse y morir, fue retirado. Sin embargo, otros plantados en los jardines de Av. Santa Isabel, cerca de la esquina con calle Raulí, donde se emplazan una multicancha, han resistido gracias a la sombra de los edificios, y continúan creciendo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s