¿Y cómo va lo de Isla Riesco?

Ana Stipicic lo decía y pocos la escucharon: “¿por qué le creerán a esta empresa Minera Invierno, que pertenece a un consorcio con pésimos antecedentes de contaminación ambiental acá mismo en la Región de Magallanes? ¿Por qué con el prontuario que tiene esta empresa creen que ahora sí cumplirán con las leyes ambientales?”.

La Superintendencia del MedioAmbiente presentó cargos leves contra la Minera Invierno, titular del Proyecto Mina Invierno por no estar cumpliendo con su Resolución de Calificación Ambiental. Estos cargos podrían derivar, eventualmente, en una multa hasta 1.000 Unidades Tributarias Anuales, es decir, 482 millones de pesos.

Para aquellos que se están recién aproximando a las asperezas de los conflictos ambientales, una Resolución de Calificación Ambiental (RCA) es aquel permiso ambiental global otorgado por la Comisión Evaluadora de la región en la cual se pretende desarrollar el proyecto o actividad, en el que se detallan las características del proyecto (ubicación, dimensiones, inversión asociada y vida útil, por nombrar algunas), se establecen las medidas de mitigación, compensación o reparación que se contemplan a efectos de disminuir los impactos ambientales negativos que se generen, se detallan además los permisos ambientales sectoriales que sean necesarios (tales como los planes de manejo forestal, los permisos de caza, de calificación industrial y permisos sanitarios, entre otros) y se determinan las condiciones bajo las cuales el proyecto puede comenzar a desarrollarse.

Entre los incumplimientos se cuentan el vertido de aguas contaminadas; creación de áreas de acopio de carbón, que no estaban contempladas en el proyecto original; el que la empresa tampoco ha entregado reportes de seguimiento ambiental en materia de recursos hídricos… ¿Si se están contaminando las napas? ¡Nadie sabe, ni siquiera la empresa que, de acuerdo a la RCA, lo debería monitorear!

A la luz de estos antecedentes, Minera Invierno entonces se habría afanado en obtener la RCA, para comenzar a operar y extraer miles de toneladas de carbón, pero no habría puesto ni el mismo celo, ni la misma urgencia para respetar los compromisos legalmente adquiridos.

A dos mil kilómetros de distancia, podemos hablar de esto con calma, tomando un café y comiendo galletas, pero en la Isla Riesco (la cuarta mayor isla del país), estos graves incumplimientos están dejando un legado de contaminación que difícilmente se podrá reparar con sanciones económicas: las napas de la isla ya están siendo envenenadas, contaminando un número no determinado de hectáreas alrededor del rajo de Mina Invierno; los suelos ya están siendo degradados, pues la minera está levantando zonas de acopio de carbón no contempladas en su RCA; la fauna, sin ninguna duda, ya se tiene que haber alejado varios kilómetros lejos de las faenas, y al final pero no al último, la calidad de vida para los habitantes de la isla ya fue degradada y su potencial para desarrollar alternativas productivas distintas a la minería, ya está siendo severamente restringida.

Ecopensamiento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s