Nuevamente la especulación inmobiliaria: Los Molles-Pichidangui

El caso: la arremetida de un plan regulador definido entre unos pocos, que cede a la presión inmobiliaria, desestimando el bienestar de una comunidad que ha venido desarrollando un estilo de vida que les permite obtener crecientes grados de autonomía económica, aprovechando las cualidades escénicas, y el goce de la biodiversidad presente en el Sitio Prioritario de Conservación Los Molles-Pichidangui. La comunidad en oposición a que se desate la furia inmobiliaria en un área que el mismo Estado indicó que es una “prioridad” conservar y proteger. Nuevamente una ciudadanía exigiendo al Estado que cumpla su rol primario y esencial: velar por el bien común.

Los Molles y el cambio del plan regulador

La comunidad de Los Molles, localidad ubicada en la costa de la comuna de La Ligua (provincia de Petorca, Región de Valparaíso), en las últimas décadas ha aprovechado las cualidades naturales de la zona, para desarrollar pequeñas iniciativas ligadas al desarrollo del turismo, lo que ha venido a complementar actividades de más larga data como la pesca en pequeñas caletas y la agricultura hacia el interior. Sin embargo, todo este desarrollo a pequeña escala se encuentra en suspenso y con riesgo de sufrir un golpe mortal, por los cambios que se quieren operar en el Plan Regulador Comunal, que transforma las 1.400 hectáreas de la Zona de Protección Ecológica (ZPE) -que abarca toda la costa norte de Los Molles-, en Zona de Extensión Urbana. Este cambio en el plan, es un asunto inexplicable para la comunidad, pues las maravillas y las cualidades naturales existentes en la costa de Los Molles, que motivaron la creación de la ZPE en el plan regulador, no han desaparecido y al contrario, año tras año son cada vez más apreciadas por la comunidad.

Se ha planteado que este cambio en el plan regulador responde sólo a las presiones de las inmobiliarias, que como en muchas áreas del país, y especialmente en la costa de la región de Valparaíso, aterrizan y se apropian de las maravillas naturales de un sector especialmente atractivo desde el punto de vista paisajístico, convirtiéndolo en un resort exclusivo y expulsando de paso a la comunidad que residía en un principio en el sector. En este proceso, que ya se ha visto en otras áreas y que se reedita en Los Molles, las inmobiliarias destruyen patrimonio natural y cultural. Los vecinos de Los Molles, indican además, que este proceso de cambio del Plan Regulador ha estado lleno de graves irregularidades, y sin las instancias de participación de la ciudadanía.

El cambio no sólo elimina la Zona de Protección Ecológica que había sido definida en el plan regulador, sino que también elimina en los hechos la integridad que posee en la actualidad el “Sitio Prioritario de Conservación Los Molles-Pichidangui”, creado en 2005 por el Ministerio de Medioambiente: en más de la mitad de las 2.986 Hectáreas de esta área de protección impulsada desde el Estado, ahora se consagra un área de expansión urbana, que llega hacia el norte hasta el límite entre las regiones de Coquimbo y Valparaíso, y en donde se especula podría llegar a residir 45.000 nuevos habitantes.

¿Qué es lo que busca proteger la comunidad?

Los Molles es una de las joyas de la costa de Chile Central desde el punto de vista de la biodiversidad. En esta zona persisten ecosistemas únicos por su alto endemismo: ecosistemas que cuentan con especies que existen en exclusivamente en este punto del planeta. En un sinnúmero de sitios ubicados en el área se pueden encontrar además vestigios de los asentamientos de diversas culturas prehispánicas, agregando al sector un notable valor desde el punto de vista del patrimonio cultural y de la investigación arqueológica.IMG_0454

Los Molles, cuenta con todo los elementos para ofrecer a su comunidad una posibilidad de desarrollo con grandes niveles de autonomía, lo que sumado a incentivos mínimos desde el Estado y aprovechando los elementos locales, se podría extender en el largo plazo, sin impactar negativamente desde el punto de vista ambiental. La comunidad cuenta con estos elementos para desarrollar un turismo sustentable, que apunte a sacar brillo a las cualidades ecológicas y culturales del sector.

La abulia de los políticos

¿Qué opiniones han emitido los representantes políticos de la zona sobre los impactos del cambio en el Plan Regulador? Pues, la verdad, no muchas: el diputado por el distrito 10, que corresponde a esta zona, Christian Urízar (PS), en la actualidad se encuentra bastante ocupado viendo como prepara su defensa frente a una formalización por fraude al Fisco ; la diputada por el mismo distrito, Andrea Molina (UDI), ha estado ocupando sus energías en el mes de marzo, firmando “Protocolo de Acuerdo” relativo a la protección de Glaciares, que es en verdad y a todas luces, un compromiso del Gobierno y de los legisladores, con las grandes empresas mineras  y ni qué decir de la situación que atraviesa su partido, en crisis por el caso Penta. En cuanto a los senadores de la circunscripción, Lily Pérez e Ignacio Walker, aún no se han manifestado de ninguna forma respecto de este conflicto.

Ecopensamiento, 24 de marzo de 2015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s